Tardes de otoño

Equinocio de otoño, de luz y de color.

Tardes cortas de noviembre con cielos que se tiñen de colores turquesas. El sol se oculta en medio del valle y el frío hace caminos hacia dentro: se hace intensamente presente en medio de vapores y del silencio en los valles deshabitados.

Las noches le ganan el tiempo a los días y por el este, tímidamente, va apareciendo el majestuoso gigante Orión, muerto por la picadura del gran escorpión y convertido en una de las constelaciones más maravillosas del hemisferio norte.

 

Detrás del valle

Lleva el sol sus sonrisas

Luz de noviembre

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s