Al-dabarān y la Luna

Hubo un tiempo en que las grandes naves que surcaban los océanos tenían por compañeras a las estrellas: las llamadas estrellas náuticas, que eran aquellas cuyo brillo destacaba como propio y refulgente. Siempre estaban ahí, cooperando con el sextante para encontrar la posición y con ella las rutas y caminos en la mar.

Al-dabarān, la estrella más brillante del gran toro de invierno, juega cada noche a perseguir a las Siete Hermanas. Ellas se divierten, pues pese a los grandes esfuerzos que realiza, siempre les separa un abismo infranqueable.

Esta noche Aldebarán encontró una nueva compañera de viajes y juegos: el carro de Selene o la bella luna blanca.


Corre la estrella

pretendiendo la Luna

Noche de invierno


 

2 comentarios en “Al-dabarān y la Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s