Instantes

La belleza de las formas en la naturaleza es sorprendente. Todo tiene un sentido y una finalidad: la vida en sí misma! ¿Hay acaso otra posibilidad? ¿Aprender, quizá?

Cada instante, cada momento y cada situación nos ha de servir para aprender algo nuevo: para sorprendernos y maravillarnos, o también para agitarnos y zarandearnos hasta que seamos capaces de libar el concentrado jugo que lleva escondido en su oquedad más profunda. Unas veces dulce y otras amargo. Éstos últimos son los que parecen dilatarse en el tiempo hasta la eternidad. Son las dificultades, los errores y todo aquello que uno hizo mal. Y ahí es donde hay que prestar más atención a la hora de barrer, ordenar, limpiar, volver a colocar y renovar las ideas, los principios y la propia persona.

Y porque la vida es una sucesión de diminutos instantes, como esta imagen congelada del sírfido a punto de posarse en la flor que lo alimenta, no voy a dejar de maravillarme ante la vida y todo lo que aún tiene por enseñarme y por mostrarme…

Como decía Walt Whitman:


No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
(de “No te detengas”)

 

9 comentarios en “Instantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s