Fluir…

Fluir como el agua de los ríos que van a descansar en la mar. Pensamientos que vienen y van mientras, con mi cámara, intento captar la esencia del agua y sus movimientos suaves y a su vez enérgicos. La gran paradoja de la vida se esconde ahí: en los cursos del agua.

Vivimos a contracorriente en un esfuerzo inútil por conseguir ¿Qué? Una posición, un nombre, un apodo, un esto o lo otro. Burdas promesas de felicidad que acaban en el olvido, en un estante, o en el mejor de los casos, en el cubo de la basura. No fluimos… Las reglas del juego de la vida son otras. La naturaleza está ahí mostrándonos el camino o la senda que conduce a un equilibrio sereno y necesario. Es la armonía que está más allá del bien y del mal: es la esencia de la madre creadora con sus ciclos de la muerte y la vida. Fluir…

IMG_2960.JPG

¡No hay nada más hermoso que fluir como el agua! Por eso me paro y miro con los ojos del lobo viejo y salvaje. Extiendo los brazos hacia las infinitas partículas de agua que empapan mi rostro y grito ¡Quiero ser agua salvaje! ¡Como tú, río diminuto y bravo!

IMG_2990.JPG

Y me transformo por un instante y me dejo llevar, pues soy la corriente… Y comienzo a fluir entre los esqueletos de los ancianos arboles caídos décadas atrás. El tacto de su madera es suave como el musgo. Ésta se disuelve y enriquece con sus taninos mi elemento… Y sigo fluyendo, como el agua brava, redondeando las moles del granito depositado en mis cimientos. Ya no hay aristas. Apenas quedan vestigios redondeados de todas ellas, convertidas ahora en fina arena donde reposar alegremente la espalda.

Los caminos del agua son fáciles e intuitivos… Voy rellenando con mi cuerpo cada agujero, cada fisura o grieta del relieve de la vida. Me dejo llevar por ese movimiento como si fuera un vals de primavera: ondulado, sedoso y ligero.

IMG_2993.JPG

Y así salto, me curvo y pliego, estallo con mil formas de espumas blancas y me pierdo por las laderas o adentrándome hasta el centro de la tierra. Está en mi naturaleza salvar los obstáculos a base de movimiento y ligereza, para seguir fluyendo río abajo. Ahora doy un salto de cien metros provocando diminutos arco iris; los niños miran asombrados; los más mayores observan sus teléfonos.

Y sigo el curso del terreno, acomodándome a sus caprichos y modelando su carácter. Después seré meandro lento, laguna pequeña, o pantano. Más adelante seré mar en calma, esperando que una nube me capture y me devuelva a las alturas de las grandes cimas… Y seré de nuevo hielo que se derrite, torrente bravo, cascada, salto, meandro, laguna y lago… Y de nuevo océano y ballena.

IMG_2997.JPG

Hay que fluir como fluye el agua, llevando la vida en su seno, en todas direcciones sin temores y con la verdad por alimento. Para mi, para ti… Para todos… Fluir…

IMG_2968.JPG

2 comentarios en “Fluir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s