Parque Natural de Peñalara

Subo desde el Puerto de Cotos por la senda que conduce al Circo Glaciar y a la Laguna Grande de Peñalara. La mochila al hombro, la cámara preparada y la mente blanca como la nieve… El canto de los pájaros, el crujir de las botas y la respiración tan constante como agitada, componen la Sonata que me acompaña en esta mañana temprana de domingo. Había pasado mucho tiempo desde mi última visita, por lo que la emoción estaba a flor de piel. Atrás iba dejando otras mochilas cuyo contenido y peso necesitaba ir soltando.

IMG_3358

Un pino castigado por la fuerza de los vientos me regala una bocanada de aire fresco y un torrente de energía ¿Acaso la vida no es un ir cayendo para volver a levantarse una y mil veces? Me detengo y acaricio su corteza llena de vida, mientras mis manos recorren sus heridas de ramas tronchadas y que han vuelto a renovarse a base de grandes esfuerzos, para fundirse con otras ramas en busca de un nuevo equilibrio. Sonrío y le doy las gracias en silencio, pues sobran las palabras…

IMG_3362

El camino asciende por tramos de piedras y nieve congelada. Algún tropiezo y un resbalón suave… Poco a poco, en mi retina, queda impresa la imagen del Circo Glaciar de Peñalara. El río de hielo conformó el paisaje en suave ladera semiplana, transportando piedras de muchos tamaños y formas en su lento fluir.

IMG_3420.JPG

Y de pronto, una cabra montesa se para a lo lejos y me observa, para poco después marcharse lentamente, sin miedos; bien sabe que los que amamos la montaña, la admiramos en su conjunto, como un todo inabarcable, pero mágico y grandioso. Porque lo más hermoso que tenemos es esta diversidad en las formas que adquiere la vida; todas ellas perfectas y sublimes; capaces de regalarnos ese sentimiento de enorme admiración…

El agua, fuente de toda vida, circula por encima y por debajo del suelo, enriqueciéndose con los aromas que encuentra en su caminar fluyendo… Hago una parada en la fuente para saciar, con ese presente, mi sed… Me siento un rato y cierro los ojos para sentir plenamente todo aquello que me rodea… Y sigo callando mientras me fusiono con el todo.

IMG_3357.JPG

Cuando me siento desbordado y pleno con toda esta belleza, me alzo y continúo mi ascendente camino hacia la Laguna Grande. El agua que desborda de ella forma cientos de diminutos riachuelos. Cada uno con sus sonidos, timbres y melodías. Los pastos están muy sanos y poco a poco los árboles les ceden el espacio, abriéndose las extensiones de roca viva, regueros y pasturas…

Llego a la Laguna grande y vuelvo a hacer un pequeño descanso ¡Cuánto tiempo! Me digo, sonriendo. Y aunque es la misma imagen que recordaba, el paso de los años hace que encuentre nuevas sensaciones… Y me dejo transportar por ellas.

IMG_3386

Más arriba diviso, diminuto, el Zabala, un viejo pero cálido refugio de montaña. Allí pasé muchas veladas, al compás del chisporroteo del fuego junto con la magia de las narraciones de pequeñas historias y leyendas de las montañas. Circundo la laguna y subo por la fuerte pendiente de piedras sueltas y nieve congelada. El paso lento, buscando la seguridad de un buen apoyo.

IMG_3417.JPG

Y tras un largo esfuerzo me planto en la base de la Hermana Mayor, la montaña que cobija de los vientos del Norte a mi querido y bien restaurado Refugio “El zabala”. La laguna queda abajo y mientras me detengo un buen rato para retomar el aliento sosegado, la observo desde ahí arriba… Es hermosa, como los son también, desde estas alturas, los diminutos arroyos que serpentean la ligera concavidad que formó aquel glaciar tantos siglos atrás… Es hora de reponer fuerzas y llenar mis pulmones con ese aire de libertad majestuosa.

IMG_3416

Visito el Refugio y me sonrío cuando veo que tiene puertas y ventanas, pero aún mantiene ese talle sólido, misterioso y amigable… Desde su entrada las vistas son maravillosas: complemento perfecto para alimentar de belleza toda el alma…

IMG_3408.JPG

Soy consciente de que este largo subir aligeró mis mochilas hasta el punto de olvidarme de ellas. Ha sido tan misterioso y extraordinario como volver hacia atrás, pero con la certeza de haber ido caminando hacia adelante… Y ahora, renovado y fresco, siento que ya puedo, sin lugar a dudas, regresar…

IMG_3413

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s