Amo…

Amo el diminuto espacio que media entre las hormigas en fila

En él se esconde un universo enorme y secreto

¿Una caricia? ¿quizá una sonrisa?

¿Unas manos que se encuentran?

Amo, de las montañas, el sabor de todos sus vientos

El olor de la nieve

Sonidos suaves

Y secos

Amo el musgo de los árboles que danzan de madrugada

Porque habitan mi memoria desde la infinitud del tiempo

Paño suave del mundo

Que arrulla y calienta toda la sangre que corre por las venas

Amo la luna blanca que se filtra cada noche por mi ventana

Compañera de oscuridades

Cómplice de mis tristezas

Amante ligera y delicada

Y amo la mar, cuando palpita con destellos azules dentro de mi pecho

Y me acuna con las voces de otros los mundos

Solo entonces soy ola , y también, vaivén inmenso

Entonces, de nada carezco

Amo las hojas pequeñas de los hayedos

La escarcha y la mañana

La noche y la niebla

Amo la vida y escarbo en sus miniaturas

Con los rojos, los amarillos y las tierras

Y amo como aman los lobos a sus camadas

En el fondo de todas sus cuevas

Como ama el Cóndor las alturas

Como quiere la hierba, la luz y la primavera

Y así camino despacio

Perdiéndome entre el infinito de todos aquellos detalles que tanto amo

No tengo ojos bastantes, ni manos… Tampoco piernas

Y quiero correr, sin parar y sin aliento

Para enamorarme y amar todas aquellas veredas que aún me ha de regalar la tierra

Las flores

La luz

Y la colmena de abejas

Amo a las gentes del mundo

Las culturas y las lenguas

Y me desnudo en la noche, danzando entre sus hogueras

Amo la mano que abrasa, la sonrisa despierta

Que nublándome el alma con sus brillos, es sobre todas las cosas, sincera

Y así, amo la toda la belleza

También amo, y quizá más, aquello que aún no conozco

Porque me atrae, me tira y me impulsa

Le da fuerzas a mis brazos

Que no dejarán de amar

Mientras conserven su aliento y un instante de vida

Aunque sea tan diminutos como ese espacio que media entre las hormigas en fila

Rafa.

10 comentarios en “Amo…

  1. Amar los detalles dice mucho de quien los ve. Lo diminuto puede ser grande cuando ese instante sublime se imagina. Puede ser pequeño como ese momento fugaz de una mirada. Quizá intangible como ese sueño que nunca llega. Imperceptible como ese roce de piel que ni siquiera llega a serlo.
    Todo puede ser susceptible de ser amado porque la capacidad del amor no posee medida alguna. Es una superficie única.
    Feliz martes.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s