El eco de sus pasos

La luz de la mañana ilumina lentamente las altas cumbres nevadas y las tiñe de naranja a su paso ¿Acaso él es consciente de su propio ocaso?

Con el caminar muy lento le veo detenerse un instante para mirar hacia atrás. Y las arrugas que me destapa, como viejas heridas, surcan su rostro mostrando la edad de  sus últimos días. En silencio, intento adivinar en su mirada un atisbo de satisfacción, alegría o tristeza, aunque solo encuentro lo que es… El ahora; este instante y este lugar.

Soy consciente, entonces, de que este movimiento tembloroso de sus manos son el preludio de un giro, vuelta y ese seguir caminando al interior de esa niebla que le aguarda a unos pocos pasos más allá… Y ahí se perderá para siempre dejándonos tan solo aquellos recuerdos vividos. Por eso parpadeo una vez más y le miro de frente… Me mira… Nos miramos y ¡Ahora sí! Nos nace esta sonrisa de saber que hemos caminado sin tregua, con arrojo y con valentía. Que hemos caído, pero que nos hemos vuelto a levantar, limpiando todas nuestras heridas. Que hemos tropezado, acertado y vuelto a tropezar una y mil veces… Pero ahí seguimos ¡Caminando! Y ambos sabemos que el mundo nos pertenece por derecho propio: justo en este preciso instante en el que abrimos los ojos y comenzamos a sentir todas y cada una de las raíces que ahondan la tierra que pisamos…

IMG_3667

Y así, más anciano que nunca y con la sabiduría regalada día tras día, el anciano año se gira haciéndome un gesto que viene a significar un “hasta luego”. Le devuelvo el saludo y lentamente, con mucho cariño, me abrazo al eco de sus pasos, cerrando mis ojos en el suave intento de incorporar todo aquello que me han legado sus días, y también sus noches… Sonidos que se alejan y se difuminan en las neblinas de la vida, mientras que el nuevo año se acerca batiendo, bien fuerte, sus alas. Ya puedo sentir toda su energía granítica, joven y renovada…

Que el nuevo año te traiga, y nos traiga a todos, sobre todas las cosas, mil aprendizajes nuevos, frescas melodías, sonrisas, manos que acarician, susurros esponjosos, fuerza para caminar cuando las laderas de la vida se inclinen cuesta arriba, miradas, amistad, amor y mucha… ¡Muchísima vida!

¡Feliz 2019!

 

8 comentarios en “El eco de sus pasos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s