Viejo tronco…

Te miro, viejo tronco, y veo en tus grietas abiertas el claro reflejo de un pasado que ahora queda atrás. El tiempo ya te va deshaciendo en forma de minúsculas partículas que el viento esparce y reparte, para convertirte en alimento de vida nueva y fresca.

Y así aprendemos que nada es en vano. Que la vida se alimenta y nutre a base de pequeñas muertes: aquellas que ocurren porque sí, y aquellas otras, las más numerosas si cabe, que son las que causamos nosotros mismos en nuestro caminar y aprendizaje. Las sendas de la vida siempre van hacia adelante y aquí somos nosotros mismos quienes decidimos, finalmente, qué llevar en esa mochila que cargamos.

Atrás te dejo, viejo tronco. Y si antes fueras árbol verde, vivo, bello y fresca sombra para el caminante en los largos días de verano, hoy eres ese instante para parar, pensar y abandonar aquí lo que ya no ha de viajar conmigo.

7 comentarios en “Viejo tronco…

  1. Nada pasa porque sí, es cierto. Y todo pasa por alguna razón, que no sé si se me escapa o no aunque yo no culparía a nadie nada más que a ese destino de cada uno…hagas lo que hagas. Te sobrevendrá lo que haya de ser para ti no sin antes admirar a esos viejos troncos que son capaces de olvidar sus grietas, contagiarse del entorno y ansiar vivir de nuevo. Un abrazo y buenas noches ya.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s