Soneto de otoño

Como ola que rompe la escollera
Pintando mil fragmentos esparcidos
Se me escapa la frágil primavera
Desgajando los cantos de mis ríos.

 

Los sonidos del bosque milenario
Quebrados por el lobo y sus aullidos
Se los llevará el sol hacia su ocaso
Sosteniendo mi brazo malherido

 

Tantas veces caí por la ladera
Buscando una raíz donde agarrarme
Tierra seca y conforme polvareda.

 

Tantas veces rodé collado abajo
Sin dejar escapar un mal lamento
Que hoy esto es mi pan y es mi alimento.

 

IMG_4161

6 comentarios en “Soneto de otoño

  1. Me suena a conformismo, derrota y desesperanza. Solo te digo que las olas vuelven diferente cada vez; que el lobo aúlla, pero se le abate; que el sol se va, pero renace al día siguiente con más belleza aún y la tierra puede cambiar de fisonomía conformando un paisaje claro y diáfano capaz de sostenerte, alimentarte y hacer de tu existencia el mejor de los paraísos. No es otoño aún puede ser primavera.
    Catorce maravillosos versos que definen al poeta que eres. Buenas noches ya y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buen día, Paz! Dejemos aullar al lobo y que quiebre los sonidos del bosque. Creo que sin él, el bosque no estaría completo.

      Me resulta interesante lo que dices, ya que las palabras resuenan desde tantos puntos de vista… Y sí: la ola vuelve al mar que la conforma y cada tropiezo es una oportunidad o alimento para seguir empujando con más fuerza.

      Buen día 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s