Las ideas

Hubo una vez un pueblo que se olvidó de sí mismo hasta tal punto, que ya no reconocía a sus propios hermanos. Comenzó por herir la tierra mientras iba preparando su propio suicidio. Los vecinos dejaron de reconocerse como tales; las amistades se iban disfrazando con harapos de venganza y desconfianza; el arcoíris quedó relegado a dos simples colores, olvidando la luz y el frescor de sus diminutas gotas de agua. El amor apenas florecía entre las piedras, y la vida, como suele ocurrir en estos casos, dejó de tener más valor que el pasar a ser una marca corriente en cualquier culata.

IMG_2548

Se cavaron zanjas y trincheras, se talaron árboles, se quemaron bosques, se destruyeron pueblos enteros, aldeas y casas; también sus gentes. Y así, en este pueblo, el único aullido que se escuchaba era el de las madres enterrando a sus hijos enfrentados y mutilados al viento por la bandera de una idea… Algo tan abstracto y absurdo como una idea ¿De dónde salen las ideas? ¿Quién las crea y las moldea?

IMG_2551

Me resuenan los versos del Arcipreste de Hita mientras camino por los campos mancillados de aquel tiempo. Quedan aún las heridas desgastadas por la acción del tiempo y el olvido. Y quedan también los restos de la vida y de la muerte: viejas latas de conserva, restos de cajas de municiones, trincheras, construcciones a base de hormigón y ladrillos mal dispuestos ¿Cuándo perdimos la humanidad? Me pregunto ¿Y para qué? Me vuelvo a preguntar mientras mis pasos recorren los ecos de las balas incrustándose en los troncos de los olivos que parecen llorar ramas.

IMG_2537

En el viejo hormigón de los puestos para metralletas crecen ahora los líquenes. Sus diminutas raíces se afanan por desmigajar su estructura para devolver a la tierra todo aquello que le fue robado. Es la belleza de la vida la que se abre camino tratando de borrar el rastro que dejó el horror de aquel tiempo.

IMG_2531

Malditas sean todas las ideas absurdas y malditos sean todos aquellos que las engendran, me voy diciendo mientras bajo por la ladera silente con resonancias de aquella maldita guerra ¿Logrará el ser humano trascender sus propias ideas? ¿Podremos aprender a convivir y confrontar pareceres? ¿Conseguiremos aprender a perdonar sin condiciones?


IMG_2614

Busco las flores
Que crecen en los campos
De primaveras

6 comentarios en “Las ideas

  1. Alguna vez he hablado de guerras y hoy tu escrito me trae las ideas. Odio las primeras, aunque a veces sean inevitables aún sin armas ni cañones y las ideas esos conceptos muchas veces equivocados de aquellos que poseen un ego superior a todo lo demás. Recordarlas como bien dices solo para aprender, pero nada más. La vida siempre se abre paso aún en paisajes agrestes y pensar que siempre volverán a crecer flores frente a las malas hierbas. Siempre pasa. Un abrazo y feliz tarde.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es, Paz. Pasear por esos lugares donde aún perduran los restos del naufragio humano, porque una guerra es eso, da mucho que pensar.

      Quizá sean un testimonio para recordarnos la inutilidad de todo ello y así aprender.

      Menos mal que crecen las flores 😉 Buena tarde!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s